diumenge, 4 de maig de 2008

Regreso a casa

En la cuarta jornada he pasado mucho tiempo con el Presidente de la Protectora Menorquina, y he conversado con distintos presidentes de otras Casas de Argentina. A la cena que ha cerrado los actos de conmemoración del aniversario de la Protectora han asistido un gran número de socios. Durante la cena han intervenido su Presidente, el alcalde de Ciutadella y Joana Barceló, y yo que he cerrado los discursos. En mi discurso he reconocido la gran labor efectuada por la Menorquina y les he expresado la ilusión y esperanza que tenemos todos en su trabajo. Les he trasladado la voluntad de ampliar los programas sociales y de formación de los jóvenes. Y he hecho una llamada a éstos, en el sentido de que se impliquen en las actividades de la Casa, puesto que sin ellos no hay futuro. También he anunciado la voluntad de reforzar los lazos con sus universidades y de estudiar la posibilidad de abrir nuevos caminos de colaboración con las Instituciones y las Cámaras de Comercio.
En la cena hemos disfrutado de las actuaciones de los jóvenes de las distintas Casas que han interpretado bailes y canciones de les Illes, así como, de actuaciones propias de la cultura Argentina.
Después de la cena he conversado con numerosos socios. Una gran cantidad de ellos se limitaban a expresar su satisfacción por la visita y por el apoyo del Govern, sin perjuicio de que otros aprovechaban para interesarse por ayudas, programas de visita a Balears, búsqueda de familiares, procedimientos para adquirir la nacionalidad española con la nueva ley de nietos, etc.
El acto en su conjunto ha sido muy emotivo, una experiencia de las que no se olvidan y que anima a seguir trabajando. Ellos lo necesitan y nosotros también, sólo así se cumplirá aquello de un proyecto con la mirada puesta en las personas. De todas, sin exclusión.
Por otra parte en el caso de la Casa Balear de Córdoba, mi impresión es que puede ser de gran ayuda a la hora de mantener contactos, de todo tipo, con aquella región. Vale la pena analizar las potencialidades y oportunidades que se pueden derivar de la apertura de nuevos lazos de colaboración, con la sociedad de aquel lugar.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

Antes los isleños se iban, ahora son los que recogen gente de fuera. Es una lección que hay que aprender, unas veces se esta arriba y otras veces se esta abajo. Tambien creo que vale la pena cuidar a los que tuvieron que dejar su tierra por necesidad, y como no agradecer a la tierra que los acogio la nueva vida que les ha dado. Creo que esta visita como la que vd. ha hecho es importante para la gente que vive en Argentina, seguro que a muchos les ha traido mil buenos recuerdos.

Anònim ha dit...

Sr. Antich, no se ha llevado de viaje al Sr. Bayona???