dimarts, 8 d’abril de 2008

La construcción.

El sector de la construcción pasa por serias dificultades que afectan a muchas familias; después de un largo periodo de bonanza e incluso de épocas de desmesura, ahora se ve inmerso en una dura ralentización.
Es una pena que nuestra comunidad esté tan endeudada y no podamos invertir más en infraestructuras que apoyen nuestro programa social. No obstante, a pesar de que la situación no sea la mejor, vamos a realizar un esfuerzo para ampliar y avanzar, al máximo, toda la inversión en los proyectos de construcción de escuelas, colegios, escoletes, centros de salud, centros de día, transporte público, viviendas protegidas, etc. Obras que nos permiten paliar verdaderas necesidades sociales y a la vez dar oxígeno a ésta parte de la economía que anda con dificultades.
Al mismo tiempo que haremos éste esfuerzo en pro de la construcción y de nuestros objetivos sociales, vamos a proteger de la desmesura aquella parte del territorio que por sus valores paisajísticos o ecológicos nunca debieron verse involucrados en la actividad urbanizadora.

4 comentaris:

Anònim ha dit...

La semana pasada fui a mirar un piso, 75 metros y aparcamiento. La hipoteca a 35 años era de 1235 euros. Quien puede pagarla?.
Se ha querido ganar demasiado en demasiado poco tiempo, y ahora vienen las vacas flacas. Al menos que la obra pública sirva para que los trabajadores puedan seguir cobrando su sueldo, mientras esperamos la llegada de las prometidas viviendas sociales.

Pere Mateu ha dit...

President, vas com una moto. Veig que això del blog no serà flor d'un dia :-)

Anònim ha dit...

Cercar l' equilibri que dificil és. Protegir però haver de construir perquè sino l' atur seria molt gros. Una tasca dificil toretjar les crisis. Però si aplica el lema de la campanya electoral "primer les persones" pot ser més fàcil. Anim

Anònim ha dit...

Lo mas importante, President, es que nos digas cómo vas a cumplir la promesa de hacer viviendas para los y las jóvenes.
No nos falles!!! Necesitamos vivir separados de nuestros padres y para eso: alquileres y precios asequibles.