divendres, 23 de març de 2007

Construyendo el futuro

Los ciudadanos están preocupados por la educación, y tienen motivo. Cuando, como en nuestro caso, se produce un contundente aumento de población auspiciado, en parte, por políticas insensatas, como mínimo, hay que tener la previsión de aumentar los servicios y repartirlos bien. La falta de previsión está ocasionando una concentración de alumnos con necesidades especiales en muchos centros públicos y, consecuentemente, una deficiente atención de los recién llegados y de todos los demás. Otros centros están, si no en teoría sí en la práctica, exentos del reparto.
No menos preocupante es que nuestra Comunidad sea la primera en fracaso escolar. Un podium del que hay que bajarse sin dilación: la mejor herencia para nuestros hijos es una buena preparación, y la esperanza de un mejor futuro para cualquier comunidad es tener a su capital humano perfecta y continuamente formado.
Poner mesura en el uso del territorio y garantizar una buena preparación de nuestra gente: ésos son los pilares imprescindibles para construir el futuro.